Hace una semana compramos algunas cosas en una tienda de artículos mexicanos (y por supuesto, los dueños son mexicanos) y, cuando estábamos por pagar, vi dos botellas de rompope Coronado.

 

Y ahora, cada que tomo una copita, me acuerdo de mi papá cuando nos servía a los cuatro nuestra copita.

Salud papi, mami y k!