Hace un tiempo tuve un intercambio de nociones entre una persona, que cree tener autoridad en todos los ámbitos, y yo.

 

El punto de este artículo es destacar la importancia de las contraseñas... o no

Yo defendí mis puntos: primero de elegir mi contraseña como yo quiera (si se me olvida, la pierdo, la crackean o lo que sea, es mi responsabilidad y mi problema), segundo de hacerle ver que mucha gente toma a la ligera la utilización de contraseñas. Su argumento fue: que se metan a tu cuenta y hagan lo que quieran con ella (como queriendo decir que no es importante o a quien le va a importar lo que yo tengo). 

Y es que se molestó porque yo no me se ninguna contraseña mía, todas son diferentes entre sí y son generadas aleatoriamente. Simplemente utilizo un llavero para guardarlas. El llavero está cifrado con AES y Twofish, aparte de una contraseña de apertura, un archivo llave y mi huella digital. Si pierdo mi celular (o el archivo llave o lo que sea) de un dispositivo, lo puedo volver a obtener desde otros medios.

Entonces, para firmar digitalmente el documento que me pidió, me tome mi tiempo para escribir mi contraseña...

Y creo que le dolió también que le evidencie su contraseña o contraseñas pues, muy probablemente la utiliza en todos lados.

En fin, desde casi el principio de mi andar en la informática he hecho esta rutina. Casi 23 años de costumbre puede que me hagan necio o paranoico. Ciertamente no tengo secretos clasificados en mis dispositivos o cuentas. Pero creo que todos deberíamos tomar más en serio nuestras contraseñas.